sábado, 14 de marzo de 2009

Thaddeus Young anota la última canasta en el Spectrum


Noche mágica en el antaño maravilloso Spectrum. Los Sixers le dieron emoción al partido como viene siendo habitual esta temporada por no saber matar los partidos, pero esta vez la historia acabó con final feliz y el vetusto pabellón puede descansar tranquilo. Julius Erving y Moses Malone pidieron al equipo un gran espéctaculo antes de empezar el encuentro y parece que los jugadores se lo tomaron en serio.

Miller se vistió de Mo Cheeks y dió 13 asistencias, Iguodala sumó 25 puntos y dejó bonitas imágenes recordando a Julius Erving, Thaddeus se conviritó en la ametralladora del equipo anotando 31 puntos, como Andrew Toney acostumbraba en sus buenos tiempos, y Samuel Dalembert aunque solo sea por una noche pudo imitar a su maestro y aclamado Moses Malone al atrapar 19 rebotes y poner 4 tapones, el último decisivo para ganar el partido.

El primer tiempo estuvo bastante igualado, con unos Sixers que a pesar de dar sensación de mayor empaque cometían demasiados errores que no le dejaban escaparse en el marcador. Chicago agunataba como podía aprovechándose de entre otras cosas los errores defensivos del conjunto local. Los Sixers siguen siendo incapaces de encontar ajustes en defensa que limiten el daño de los lanzamientos exteriores, y cada vez que nos encontramos con un equipo que sobresale en esta faceta nos acaban haciendo una sangría.
En el segundo tiempo, a pesar de seguir defendiendo muy mal las citadas situaciones, un buen parcial comandado por Thaddeus Young acercó un poco más la victoria. Pero la relajación fue una vez más nuestra gran cruz, y con ventaja de 12 puntos a falta de 10 minutos, los Bulls en 3 minutos le dieron la vuelta al partido para colocarse a solo dos. Había que sufrir otra vez, y la victoria no se decidió hasta los últimos segundos. Con los Sixers tres arriba, Ben Gordon anotaba un triple que empataba el partido, a lo que respondió Iguodala anotando solo uno de los dos tiros libres tras que le fueron concedidos tras recibir una falta. Philly ganaba de uno y quedaban 22 segundos, pero el balón era para Chicago. No sé podía perder otra vez sobre la bocina, no sé podía despedir el Spectrum de esta forma. El intento de bandeja de Rose fue taponado por Samuel Dalembert y los Sixers por medio de Thadeus Young al contrataque incrementarían la diferencia a tres puntos. El último intento de Gordon para empatar acabó rebotando en el aro.

Por Philadelphia, el mejor fue por segunda noche consecutiva Thaddeus Young, con 31 puntos y 5 rebotes. Iguodala consiguió 25 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias, Miller 12 puntos y 13 aisistencias mientras que Dalembert fue una muralla en defensa con 19 puntos, 4 tapones y 8 puntos. Desde el banquillo gran partido de Speights, que consiguió 10 puntos.
El que estuvo horrible esta vez fue Louis Williams, que cometió 5 pérdidas y estuvo durante toda la noche completamente perdido.

En Chicago, Derrick Rose 20 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias, Brad Miller 14-7 y el ex-Sixer y nativo de Philadelphia John Salmons otros 14 puntos y 7 rebotes.

Philadelphia 104-101 Chicago: Boxscore


Rueda de prensa Dr.J:

4 comentarios:

jr dijo...

No hay mejor manera que el partido de anoche para consagrarse como futura estrella.

Mo Sweat dijo...

La noche no decepcionó, gran partido con emoción y victoria final para los Sixers.
Lástima que faltaran algunos ilustres...

Pedro dijo...

Pues aunque este no es el post adecuado para ello (seguró que harás uno a tal efecto mañana) aprovecho para felicitarte por el triunfo de Temple, ale, pues ya metidos en el Torneo tras vuestro segundo triunfo consecutivo.

Que bueno que es Dionte y hoy no ha sido malo el partido que se ha marcado Sergio Olmos.

Yo, que he empezado a seguir la NCAA hace sólo 3 semanas, como creo que no se puede seguir una competición sin ser de un equipo elegí a Missouri y fijate, también hemos ganado. La verdad es que me está encantando esto del basket universitario.

Bias dijo...

¿Missouri? jeje gran temporada la suya.